Un doblete de Rubiato permite al Ebro ganar al Llagostera

Futbol

CD EBRO. El Club Deportivo Ebro consiguió una justísima victoria en Llagostera porque fue mejor, porque dominó todas las facetas del juego y se mostró superior en todas las zonas del campo. 

CD EBRO. El Club Deportivo Ebro consiguió una justísima victoria en Llagostera porque fue mejor, porque dominó todas las facetas del juego y se mostró superior en todas las zonas del campo. 

No se dejó intimidar atrás, no concedió apenas ocasiones y, en ataque, realizó la suficiente producción como para anotar dos tantos y para que Marcos pasara muchos más apuros que por los que tuvo que pasar Salva.

En la primera mitad fue nuestro equipo el que generó las primeras ocasiones, con un corner botado por Álex Cruz, muy cerrado, que el meta local despejó con apuros. El marcador se inauguró en el minuto 16, cuando Alfonso botó una falta en nuestro propio campo, el balón voló hacia el área rival y, allí, Borja Rubiato fue el más listo y se adelantó a su marcador para empalmar con la zurda y llevar el esférico a la red. A partir de ahí, lo intentó sin acierto el cuadro local y solo en balones colgados se acercaba al área. Pero en el minuto 31 el árbitro señaló una falta muy dudosa al borde del área arlequinada, y Pitu la transformó con un lanzamiento impecable por encima de la barrera. Hasta el descanso, nuestro equipo pisó más el campo contrario que el rival.

DESPUÉS, SOLO UN EQUIPO. En la reanudación, los de Larraz volvieron a controlar el juego a la espera de encontrar la oportunidad de llevarse el partido. Transcurría el partido sin ocasiones hasta que llegó el minuto 71 y Simón botó en largo un saque de banda, Pajarero se adelantó a su defensor y tocó el balón hacia atrás, Borja Rubiato había hecho un movimiento de desmarque y se encontraba solo, rematando de forma acrobática con la zurda y logrando el segundo tanto. Hasta el final, intentos desesperados de un Llagostera que acabó con nueve jugadores, y aquí sí que puede anotarse en el debe del C. D. Ebro que no supo, o no pudo, llevar el partido a su terreno ante un rival en inferioridad. No acertó a adueñarse del balón y “jugar a las cuatro esquinas” para que el tiempo pasara más plácidamente y no sufrir los sobresaltos finales.

Finalizó el encuentro y el equipo ya ha empezado a recorrer el camino adecuado. El domingo tenemos un partido por todo lo alto pues recibimos al C. D. Alcoyano (12:00 horas).

Fuente: Prensa CD Ebro

Foto: Marc Martí

Fotos | Real Zaragoza - Rayo Vallecano