Javier Paredes: "Pitarch únicamente quería destruir todo lo que pudiese"

Futbol

YERAY CORTÉS / ESPÍRITU DEPORTIVO. En una entrevista a Espíritu Deportivo, el que fuera capitán del Real Zaragoza repasa su etapa en el equipo blanquillo, el motivo de su fichaje por el Ebro la temporada pasada o su polémica salida de la entidad blanquilla. Además, habla sobre su futuro en el mundo del fútbol.

YERAY CORTÉS / ESPÍRITU DEPORTIVO. En una entrevista a Espíritu Deportivo, el que fuera capitán del Real Zaragoza repasa su etapa en el equipo blanquillo, el motivo de su fichaje por el Ebro la temporada pasada o su polémica salida de la entidad blanquilla. Además, habla sobre su futuro en el mundo del fútbol.

Javier Paredes Arango (Oviedo, 1982) vivió los peores momentos de la historia del Real Zaragoza. 'El Jabalí' compartió vestuario en su primera temporada como blanquillo (2007/08) con jugadores de la talla de Ayala, Gabi, Diego Milito, Aimar o Albert Celades. Pero, contra pronóstico, el equipo bajó a Segunda División y a partir de ahí llegaron los problemas. En invierno del 2013, Pitarch hace todo lo posible para que Paredes, José Mari y Movilla sean despedidos. El que por entonces era director general de la entidad lo consigue. Y tras dos años en el Albacete, Paredes recalaba a mitad de la campaña 2016/17 en la filas del Ebro, donde no seguirá durante la próxima temporada. Ahora, Javier Paredes medita sobre su futuro, sin descartar una posible retirada del fútbol profesional.

Pregunta: El Club Deportivo Ebro, donde has jugado esta última temporada, confirmó hace unas semanas que eras uno de los muchos jugadores que no seguían. ¿Cuál es el futuro de Javier Paredes?

Respuesta: "Pues sinceramente todavía no lo sé. Es difícil tomar la decisión de dejar el fútbol definitivamente. Tengo alguna propuesta para continuar jugando, pero personalmente no tengo la fuerza ni las ganas de mover a la familia, hacerla que se sacrifique por continuar jugando al fútbol. En Zaragoza podría continuar jugando pero ahora mismo creo que es necesario dar un paso a un lado y aprovechar todo lo que he conseguido en el fútbol para poder abrirme camino en otros ámbitos del fútbol. En este periodo de verano quiero pensar y ver qué puedo hacer. Obviamente me encuentro bien físicamente y con ganas para continuar pero no a cualquier precio".

Después de dejar el Real Zaragoza, estas dos años en Albacete y, tras unos meses sin equipos, fichas por el Ebro. ¿Qué es lo que te lleva a incorporarte al conjunto de Larraz?

"Al acabar contrato con el Albacete querían que continuase allí pero mi idea era jugar un año más para después dar prioridad a la familia. Así que mi idea, sabiendo que era difícil, era mantenerme en Segunda Division, así que rechacé varias propuestas de Segunda B. Tenía claro que para jugar en Segunda B lo haría en casa. Durante los primeros meses de competición estuve apunto de cerrar con un par de equipos fuera del plazo de fichajes y al no cerrarse ninguna de las opciones pedí permiso al CD Ebro para entrenarme con ellos.

Llegada la Navidad hablamos: yo me encontraba a gusto en el equipo y ellos conmigo así que decimos que la mejor opción era incorporarme al equipo. En todo este tiempo en el club he disfrutado mucho: cada viaje, cada partido, cada entrenanmiento..Sé que suena raro pero según bajas de categoría disfrutas más del fútbol, lejos de la responsabilidad, de la presión...".

En apenas cuatro años pasas de Primera a Segunda División B. ¿Es tan grande como parece el cambio de categoría?

"Desde mi punto de vista, no. He disfrutado mucho del fútbol, recuperé las ganas de jugar y de ir a entrenar. Me queda la espina de que la temporada pasada, después de haber jugado más de 30 partidos y rendir a un buen nivel, no pude seguir en Segunda División".

Hablemos de tu pasado...Llegas al Real Zaragoza en el 2007 y el equipo desciende a pesar de tener una plantilla que aspiraba a entrar en Europa. ¿Qué crees que falló?

"Es difícil descatar alguna cosa determinada. El descenso fue un cúmulo de cosas: mala suerte con las lesiones de jugadores importantes, una plantilla con varias nacionalidades, ambiciones e intereses. Creo que el ser una plantilla concebida para cotas mayores no supo jugar con la presión de estar luchando por la clasificación".

Sin duda, ese año marca el devenir de la entidad a pesar de que en la temporada siguiente se recupera la categoría. ¿Cómo se vive en el vestuario ese descenso?

"Fue un golpe muy duro. Muchos de los que estábamos en el equipo habíamos firmado con la intención de dar un salto en nuestras carreras y el descenso lo cortó todo de raíz".

Pero tu sigues y acabas jugando seis temporadas más. Además, casi siempre siendo 'fijo'. Haznos un resumen de tu etapa en el Real Zaragoza.

"Resumir más de 6 años y más de 150 partidos en el Real Zaragoza es difícil. Fueron 7 años complicados a nivel institucional, con una crisis económica importante, el descenso, ascensos, polémicas en todos los ámbitos...pero el resumen que yo obtengo de todo eso es bueno. Superando muchas dificultades he conseguido ser titular con todos los entrenadores, jugando más de 150 partidos. He sido capitán en los momentos más difíciles del club, y muchas veces sentía que era de los pocos que querían tirar para adelante. Lo que más me dolió fue la manera de salir por culpa de una persona como Pitarch, que no supo ver  lo que yo podía ser ofreciendo y únicamente quería dinamitar y destruir todo lo que pudiese".

¿Cómo os enteráis de que el Real Zaragoza os quiere despedir?

"Nos enteramos por un mensaje que Pitarch manda a algunos periodistas. La razón de mi enfado con este 'señor' es que cuando la prensa da esa noticia, soy yo el que llama a Moisés y le pregunto si esas noticias tienen credibilidad. A lo que me contesta: "Son invenciones". Es en ese momento donde le insisto y le comento que no habría problema para mí salida, pero siempre que me lo dijesen en ese momento. Creo recordar que esas informaciones salieron en noviembre después del partido contra el Jaén. Después de esa conversación es cuando algún periodista nos muestra los mensajes que les había enviado Pitarch, quedando demostrado lo mentirosos que eran él y su equipo".

¿En qué medida crees que afectó al equipo estos despidos?

"Fue un momento difícil para todos, pero nosotros habíamos planteado al vestuario nuestra preocupación y la idea de denunciar al club por miedo a la presiones que tendríamos para obligar a irnos. Y el vestuario nos apoyó totalmente. Luego el bajón del equipo fue importante, supongo que estos problemas y que el equipo se viese menguado en 3 efectivos afectaron negativamente".

Se puede decir que has vivido los 7 peores años de la historia del Real Zaragoza. Pero...¿Con qué buen recuerdo te quedas?

"Sí, fueron 7 años horribles con una degeneración institucional y deportiva muy grave. El mejor momento fue la salvación en Getafe: el equipo estaba muerto y ese año tuve que coger las riendas del vestuario, ser la cara visible del club en los peores momentos y decir "Sí se puede" cuando nadie lo pensaba. Así que me tomé ese partido y esa temporada como una revancha frente a muchas personas que parecía que disfrutaban con la destrucción del equipo".

Ahora el Real Zaragoza lleva cinco temporadas seguidas en Segunda División. ¿En qué crees que se ha fallado para no haber logrado el ascenso?

"Sinceramente creo que el error ha sido no darse cuenta de que el Real Zaragoza está en Segunda División, independientemente de su historia, de sus títulos, de los grandes jugadores que han pasado por el club. A día de hoy el R.Zaragoza es un club que tiene que luchar con menos recursos económicos que otros por ascender a Primera Division. Y para ello se necesita un proyecto a medio largo plazo...que no ascender un año conlleve una revolución, que haya paciencia, tranquilidad y que el club poco a poco se vaya recuperando. 

Como ejemplo pondría a la Real Sociedad, inmerso en un concurso de acreedores construye un equipo a base de gente de la casa, fichajes de jugadores de Segunda Division, entre ellos con un jugador descartado del Zaragoza como Soongo, y apoyado de jugadores veteranos nacionales que querían estar en el club. Y así, después de muchos años, consiguen ascender y mantenerse en Primera División de forma holgada. Muchos de los jugadores contra los que me enfrenté en Segunda Division a día de hoy están en el primer equipo: Xabi Prieto, Carlos Martínez o Mikel González".
 
Ahora han llegado Natxo González para dirigir al primer equipo y Lalo Arantegui para confeccionarlo. ¿Te ilusiona el nuevo proyecto?
 
"Me ilusiona y me gusta. Creo que es la primera pieza del proyecto que hablaba anteriormente. Me gustaría que la plantilla se reforzara con dos o tres jugadores de perfil nacional, veteranos y con conocimiento de la categoría, ya que dan al equipo mayor credibilidad y respeto".

Fotos | Real Zaragoza - Rayo Vallecano